Cómo recuperarse de las vacaciones de Navidad

Ni las dietas extremas ni el ejercicio intensivo son soluciones adecuadas

Durante el período de Navidad, la mayoría de la gente aparca el entrenamiento. En este periodo, se corre el riesgo de perder fuerza, flexibilidad y rendimiento aeróbico, y es común ganar peso debido a la típica abundancia de comida y a la falta de actividad física. Teniendo esto en cuenta, hemos analizado los mejores métodos para recuperar la forma y eliminar algunas certezas falsas.

En primer lugar: ¡no dejes de comer!” disminuir significativamente la ingesta de alimentos puede tener efectos perjudiciales, debido a que puede estimular una pérdida muscular. En segundo lugar, evita un entrenamiento con una excesiva base aeróbica. Correr durante muchas horas no es necesariamente la mejor forma de bajar de peso, cuánto más tiempo pases en el equipo cardiovascular menos tiempo tendrás para realizar ejercicios de resistencia. El entrenamiento de resistencia ha demostrado ser más eficaz en el gasto calórico y a la hora de mejorar la forma, por lo tanto, más apropiado para recuperar tu figura de antes de Navidad. Por supuesto, algunos ejercicios cardiovasculares ayudan en el proceso del gasto calórico. Sin embargo, son más eficaces cuando se combinan con el entrenamiento de resistencia. Por otra parte, después de estar mucho tiempo sin entrenar es importante reducir el entrenamiento al principio y, luego, ir aumentando gradualmente la carga de trabajo.

De esta manera podrás adaptarte eficazmente a los factores de estrés del ejercicio y reducir el riesgo de un exceso de entrenamiento o lesión. Te recomendamos volver a evaluar tus habilidades, encontrar un nuevo máximo de repetición (RM) para los ejercicios que realizas y desarrollar un plan específico para tus objetivos a partir de estos nuevos resultados. También es importante recordar que la actividad física y la nutrición van asociadas para lograr excelentes beneficios. Por lo tanto, deberás prestar atención al consumo de hidratos de carbono y de grasas, asegurándote de que estén equilibrados, además de aumentar la ingesta de frutas y verduras.

¡No te olvides de la flexibilidad! La flexibilidad se pierde fácilmente si no se entrena, incluso durante un breve periodo de tiempo, como es una semana. El estiramiento dinámico antes de iniciar una sesión de ejercicios es fundamental para reducir el riesgo de lesiones, además del estiramiento estático cuando se ha finalizado el entrenamiento.

En conclusión, para volver a estar en forma después de las vacaciones navideñas no hagas una dieta extrema ni demasiado ejercicio porque solamente te servirá para tener más problemas como lesiones o enfermedades. Por el contrario, al principio tienes que reducir el entrenamiento y aumentar gradualmente la intensidad y el volumen, combinándolo con una dieta apropiada.