El diseño del gimnasio para ti

Cada año se amplía la lista de las nuevas tendencias de fitness, y junto a las disciplinas tradicionales como el entrenamiento con peso corporal o el entrenamiento por intervalos, aparecen nuevas actividades con nombres exóticos y difíciles de pronunciar: True Power yoga, Fit&funky, Calisthenics y muchas otras.

La gama de productos y actividades disponibles en el mundo del fitness ha aumentado de forma exponencial y para poder estar al día con las nuevas tendencias, la fase de diseño y planificación del gimnasio es fundamental. Los operadores ya no pueden limitarse a atestar las salas del gimnasio con equipos dispuestos al azar, sin ningún diseño preciso. Hoy en día, la calidad de un gimnasio se basa en algo más que en la cantidad de equipos que tiene.

¿Pero, cómo se diseña un gimnasio? ¿Qué criterios se deben seguir para crear el mejor gimnasio posible?

Los elementos que guían el proceso de diseño

Un anuncio de hace unos años decía así: «todo lo que te rodea», queriendo decir que tanto el producto como los correspondientes servicios estaban centrados en el usuario final. Este es el principio que debe guiar el proceso de diseño:

el gimnasio debe ser un lugar diseñado para todos los que pasan tiempo allí, desde los operadores hasta los usuarios

Para de destacar entre la multitud, un gimnasio debe tener su propia personalidad, como un traje único, hecho a medida. Pero la singularidad no debe obtenerse a expensas de la experiencia que tienen los usuarios una vez dentro de las instalaciones.

La estética y los componentes funcionales deben ir de la mano durante la fase de diseño para crear un gimnasio donde sea agradable trabajar, relajarse y conocer a otras personas —un gimnasio agradable y un lugar agradable donde pasar el tiempo.

Detalles diseñados para asistir a los usuarios y a los operadores

Un espacio para todo el mundo
En vista de la amplia gama de actividades que ofrecen las instalaciones de fitness, así como la diversidad de las mismas, es esencial crear áreas dedicadas que estén claramente delineadas. Intentar concentrarse en una posición de yoga mientras que el grupo de al lado está dando, por ejemplo, una clase que consiste en moverse con energía al ritmo de la música, no es precisamente lo ideal.

En tales situaciones, el diseño de un gimnasio debe tener en cuenta las diferentes necesidades de los usuarios, con espacios adecuados dedicados a cada actividad. Tanto mejor si esos espacios, además, son modulares para poder cambiarlos y adaptarlos a las actividades del gimnasio conforme vayan evolucionando.

Al principio, estaba...el cardio
Hemos llegado a la conclusión de que es el posicionamiento y no el número de máquinas lo que marca la diferencia de un gimnasio y que esto, entre otras cosas, juega un papel decisivo en el éxito de un club.

Si es cierto que la primera impresión es lo que cuenta, la sensación que nos da una sala de fitness cuando entramos y miramos alrededor tiene exactamente la misma importancia.

Por esta razón, cuando se diseña un gimnasio, es recomendable asegurarse de que la zona de cardio se encuentra justo a la entrada del espacio de entrenamiento, con el fin de transmitir una sensación inmediata de dinamismo y vivacidad. Si el equipo cardio está frente a una bonita cristalera, el efecto está garantizado.

Ofrecer a tus clientes la sensación de que están entrenando al aire libre, incluso cuando están dentro es, sin duda, una ventaja significativa. ¿Y si no hay ninguna cristalera? Se puede remediar con un espejo colocado estratégicamente o una pared decorada.

Libertad de movimiento
Es bueno mantener una cierta distancia entre los varios equipos, tanto en el área de entrenamiento de fuerza como en la zona cardio. No sólo por razones de seguridad —de hecho, este aspecto se rige por normas y reglamentos específicos—, sino también por la privacidad de los usuarios. Es cierto que los usuarios tienen que entrenar en la misma sala, pero no todo el mundo aprecia estar codo con codo con extraños.
La combinación ideal
La cantidad de ingredientes es crucial para el éxito de una receta, al igual que la forma en que se combinan. Lo mismo ocurre, en un cierto sentido, con los equipos de gimnasia. En el caso de las máquinas de entrenamiento de fuerza, un buen diseño implica poner las herramientas agrupadas en función de los músculos que se vayan a entrenar.

Imagina que estás entrenando piernas y tienes que recorrer toda la sala para llegar al Abductor después de haber terminado las series en el Leg Press. ¿Un poco incómodo, no? Si, por el contrario, el área de entrenamiento de fuerza está debidamente configurada según los diferentes grupos musculares, mejora la comodidad de los usuarios y de los entrenadores personales.

El diseño de los equipos de cardio debe seguir pautas similares, con las cintas de correr agrupadas, las bicicletas en una zona y, en otra, los equipos de entrenamiento cardiovascular no muy lejos.

Hay que tener en cuenta el impacto visual
A la hora de pensar en el diseño del gimnasio, no hay que subestimar el aspecto estético y la disposición de los equipos es un factor muy importante. Colocar dos máquinas con alturas muy diferentes una al lado de la otra es una solución poco acertada (no-no), ya que transmite una sensación de discontinuidad, se corre el riesgo de que el espacio parezca aún más pequeño de lo que realmente es.

Podemos ser "creativos" a la hora de instalar los equipos. A veces, se necesita muy poco para romper el molde, pero el resultado está garantizado: dos cintas de correr colocadas una delante de la otra, por ejemplo. En este caso, la belleza de la simetría también sirve a un propósito funcional, ya que permite a dos personas - dos amigos, tal vez - estar viéndose mientras corren o caminan.

Por último, se debe prestar atención a la luz, ya sea natural o artificial. Incluso la pintura más bella puede estropearse con una mala iluminación, y en el caso de equipos de fitness, las repercusiones se hacen notar en el nivel de uso del producto. Pongamos, por ejemplo, una cinta de correr equipada con una pantalla de alta tecnología como UNITY: la experiencia que ofrece el contenido HD se perdería a causa de los reflejos de luz.

El gimnasio: no solo para entrenar

El gimnasio ya no es sólo un lugar donde vamos a levantar pesas y a correr, ni siquiera es un sitio que se dedica exclusivamente a la actividad física. Hoy en día, vamos al gimnasio y nos encontramos con otras personas, nos dedicamos un poco de “tiempo para nosotros mismos” para relajarnos, nos inscribimos en cursos o quedamos con especialistas de wellness.

Cuando estudiamos el diseño del gimnasio, debemos tener en cuenta estas necesidades para crear espacios adecuados y elegir el mobiliario apropiado. Esta es la razón por la que cualquier diseño de gimnasio debe incluir áreas como el mostrador de recepción, una sala de estar, o simplemente un rincón, en el caso de los gimnasios más pequeños.

Hoy en día, también hay una serie de características de mobiliario y decoración que han comenzado a hacer acto de presencia en los espacios dedicados al entrenamiento. Por ejemplo, ya no es raro ver una silla de diseño o una mesa junto a una cinta de correr. Este enfoque, que sigue a una serie de criterios clave, sirve para romper la monotonía del ambiente y hacer que sea más acogedor, más cálido y menos intimidante.

/related post

Flujos de caja: foco en los costes

La gestión de los flujos de caja, el seguimiento de la evolución de los costes del gimnasio es una...

El sitio utiliza sus propias cookies técnicas, las cookies de terceros analíticas anónimas y las cookies de terceros que podrían ser utilizadas en aplicaciones para crear perfiles: al acceder a cualquier elemento/área del sitio que no sean los banners de publicidad, usted autoriza la recepción de las cookies. Si usted quiere saber más o negar su consentimiento al uso de las cookies, haga clic aquí. Aceptar