El secreto para retroceder en el tiempo - el ejercicio te mantiene joven de aspecto y de espíritu

La mitología está llena de historias sobre la búsqueda de la vida eterna. Puede que ya no existan héroes o heroínas cabalgando hacia el atardecer para desafiar al monstruoso guardián del elixir de la vida, pero han sido sustituidos por un sinfín de cosméticos, vitaminas, súper alimentos, bayas recién descubiertas y todo tipo de dietas especializadas.

No obstante, parece que la clave para retroceder en el tiempo y mantenerse joven y saludable durante más tiempo siempre ha estado disponible y de forma gratuita para todos los humanos desde que el Homo sapiens caminaba erguido. ¡El ejercicio es el elixir de la vida, algo que siempre hemos tenido pero  que hemos ignorado y arrinconado durante años!

La buena noticia es que nunca es demasiado tarde para empezar a realizar tu dosis diaria de ejercicio recomendado. Al practicar ejercicio con regularidad rápidamente empezarás a experimentar los beneficios en tu salud y a verte y sentirte más joven.

Se ha demostrado médicamente que las personas que realizan ejercicio de forma regular:

  •  reducen el riesgo de osteoartritis hasta en un 83%
  • reducen el riesgo de fractura de cadera hasta en un 68%
  • reducen el riesgo de padecer diabetes de tipo II hasta en un 50%
  • reducen el riesgo de cardiopatía coronaria o derrame cerebral hasta en un 35%
  • reducen el riesgo de padecer depresión, demencia y muerte prematura (entre los adultos) hasta en un 30%
  • reducen el riesgo de cáncer de pecho hasta en un 20%

También podrían ser incorrectos muchos de nuestros prejuicios acerca de la inevitabilidad de ser más débiles y menos ágiles conforme nos hacemos más viejos. Más que de la genética y del tiempo, la forma en que envejecemos depende en gran medida de lo bien que mantengamos nuestra salud física estando activos.

En resumen, la actividad física hace que tu cuerpo funcione más como una persona joven e incluso cuando aparezcan los efectos de la edad, el ejercicio te da ventaja sobre otras personas de la misma edad.

A nivel celular, una de las cosas que afectan en la rapidez con que envejecen las células son los telómeros. Los telómeros son tapas protectoras en los extremos de los cromosomas. Son combinaciones de ADN y proteínas que protegen los extremos de los cromosomas y les ayudan a mantenerse estables. A medida que se hacen más cortos, y como su integridad estructural se debilita, las células envejecen y mueren más rápido. Los telómeros se acortan a medida que se envejece, y los telómeros más largos están asociados a la longevidad.

Un pequeño estudio piloto realizado por la University College San Francisco (UCSF) y el Preventative Medicine Research Institute de California, demostró que el ejercicio aeróbico moderado como caminar 30 minutos al día, durante seis días a la semana fue uno de los 4 cambios de estilo de vida que puede resultar en tener telómeros más largos. Los otros 3 eran la dieta, el control del estrés y un mayor apoyo social.

Y si tener más energía y sentirse más joven no fueran suficiente, el ejercicio regular también mejora el aspecto de la piel manteniéndola suave y brillante. Los investigadores de la McMaster University de Ontario estudiaron a un pequeño grupo de adultos con edades comprendidas entre los 20 y los 84 años. Los sujetos mayores de 40 años que hacían ejercicio con regularidad tenían la piel que parecía más flexible y elástica que las personas de 20 y 30 años (incluso teniendo en cuenta el daño solar).

El equipo de investigación teorizó que el ejercicio genera sustancias corporales que ayudan a retrasar el envejecimiento de la piel. Aunque aún no se sabe exactamente cómo el ejercicio cambia la composición de la piel y es necesario seguir investigando este tema.

Otros beneficios de hacer ejercicio, además de mantenerte en forma y lleno de energía, son:

  • Fortalece tu corazón - como cualquier otro músculo, tu corazón se debilita con la edad, y la práctica de ejercicio regular fortalece el tejido muscular del corazón .
  • Mejora la memoria - Según un estudio publicado en el British Journal of Sports Medicine (2014), el ejercicio aeróbico regular parece aumentar el tamaño del hipocampo, una parte del cerebro asociada con la memoria.
  • Reduce la grasa del vientre - el ejercicio cardiovascular regular ayuda a contrarrestar el ensanchamiento de la media edad o la grasa visceral, que comporta un mayor riesgo de diabetes y enfermedades del corazón.
  • Mejora el flujo sanguíneo - el ejercicio mejora la flexibilidad de los vasos sanguíneos, facilitando su expansión y contracción, y suministro de sangre rica en oxígeno al cerebro, el corazón y los músculos.

Aunque no se pueda modificar la edad cronológica, practicar ejercicio y llevar un estilo de vida saludable pueden ayudarte a verte y sentirte más joven.