Simone Moro y Tamara Lunger: más allá de las nubes con Climb y Skillrun

Dos grandes escaladores italianos, Simone Moro y Tamara Lunger, están entrenando con Technogym para conseguir una hazaña que podría quedar registrada en los anales del alpinismo. Treinta y cinco años después de que Reinhold Messner y Hans Kammerlander consiguieran coronar por primera vez los picos Gasherbrum I y II, Simone y Tamara tratarán de hacer lo mismo con estos dos temibles ochomiles. Será el Himalaya en invierno, cuando las condiciones climatológicas son mucho más adversas.
Los Gasherbrum son un grupo de montañas del Himalaya que incluye 4 picos de más de 8000 metros, entre ellos el Gasherbrum I y el Gasherbrum II.
Los dos escaladores están finalizando un proceso de aclimatación y adaptación corporal en terraXcube, una cámara hipobárica e hipóxica en la que se simulan las condiciones y el clima extremo que los alpinistas se encontrarán en el Himalaya. Simone y Tamara han pasado las últimas cuatro semanas en esta sala estudiando y entrenando para la expedición. /Newsroom se ha puesto en contacto con ellos por videollamada y nos han hablado desde la cámara sobre el periodo de preparación, un mes completo a caballo entre la investigación científica y el entrenamiento pionero.
Es la primera vez que se lleva a cabo este tipo de investigación pionera en el interior de esta estructura para un ascenso de esta naturaleza. Normalmente, Tamara y Simone se habrían aclimatado de forma natural en el campo base, donde las condiciones atmosféricas se parecen más a las de la cima. Para entrenar en las mejores condiciones posibles, los dos han realizado ejercicios específicos dirigidos a fortalecer los músculos con Excite Climb y sesiones de entrenamiento cardiovascular con Skillrun.
La alpinista de 33 años, originaria del Tirol del Sur, y su compañero bergamasco de 52 años están llevando a cabo un auténtico experimento científico controlados por el equipo de investigadores de Eurac Research desde el Noi Techpark de Bolzano. El estudio de su adaptación y su entrenamiento permitirá conocer los efectos de la altitud en el corazón, el aparato respiratorio, el sistema cognitivo y las funciones metabólicas.

Los alpinistas entrenando con Skillrun y Excite Climb

El objetivo del entrenamiento durante este mes es conseguir una buena aclimatación hasta los 6400 m. En esta fase, los investigadores han llevado la simulación de la cámara incluso más allá de los 8000 m: la posibilidad de cambiar la temperatura les ha permitido observar la adaptación del cuerpo al frío. El equipo monitoriza constantemente a Simone y Tamara con sensores y pruebas después de cada sesión.

En el interior de terraXcube, Skillrun y Excite Climb ayudan a Simone y Tamara a entrenar con grupos de sesiones cortas e intensas en las que no faltan la nieve y vientos fuertes para complicar la situación.

Tratamos de hacer sesiones de 15 minutos en cada máquina una vez al día. Skillrun —explica Simone— nos permite trabajar con inclinaciones de hasta el 25%: trabajamos a 3 km/h para reproducir las condiciones de la subida.

Climb simula las partes más empinadas del ascenso, mientras que Skillrun reproduce los modos de caminar en la montaña. Gracias a Climb —cuenta Tamara— es posible replicar cualquier clase de diferencia en altitud. Ambas máquinas se encuentran ahora a una presión de 439,6 mbar, indica Simone.

En Excite Climb entrenamos con desnivel; la cota va aumentando para simular el esfuerzo. A los 5500 metros, sentimos la mitad de oxígeno. En esas condiciones —afirma Tamara—, nos vamos a la cama cansados y nos levantamos aún más cansados. Repetimos ambas sesiones, de unos 15 minutos, una vez al día.

Entrenar en semejantes condiciones proporcionará a los investigadores datos útiles para estudiar los efectos de la altitud en el organismo y ayudará a la investigación médico-científica. De momento, explica Tamara, "seguimos sin saber qué beneficios tendrá para el cuerpo entrenar a esa altitud. Desde luego, a esas cotas y con un clima adverso, el cuerpo está sometido a estrés y tiene que adaptarse".

Emociones antes de la partida

Los referentes de Simone Moro son dos leyendas del alpinismo, Walter Bonatti y Reinhold Messner, pero, frente a la forma de abordar la empresa que tuvo el escalador tirolés hace 35 años, explicaba Moro a un periódico de Bérgamo, "nosotros trataremos de rediseñar esta gran aventura basándonos en nuestra experiencia con los ascensos en invierno. Seremos realistas y dividiremos el proyecto en dos: primero intentaremos la ascensión al Gasherbrum I, coronado por primera vez en invierno el 9 de marzo de 2012 por los montañeros polacos Adam Bielecki y Janusz Golab (nunca repitieron el ascenso). La segunda parte será el ascenso al Gasherbrum II, que empezará directamente desde el paso que separa los dos picos".

Creo que la emoción es similar a la de un astronauta que viaja al espacio, una mezcla de tensión y excitación. A lo que se añade el hecho de que arriba estaremos los dos solos..

El proyecto de Simone y Tamara es un salto al futuro, una exploración de los límites del ser humano que también es útil a la ciencia.

Es una forma de poner a prueba los límites de la humanidad.

Allí arriba solo estaremos nosotros dos. Vamos a necesitar mucha suerte.

/related post

Champions Train With Technogym: Kent Farrington

Kent Farrington, uno de los mejores saltadores ecuestres del mundo, elige Kinesis Personal para entr...