Conoce al equipo: Harry Sellers

Instructor de ejercicios en grupo, modelo a tiempo parcial y DJ, Harry considera que el fitness es una disciplina que debe practicarse con equilibrio. Y por eso, como instructor, sus enseñanzas tienen un enfoque integral y holístico del fitness.

«Sonará a cliché, pero, para mí lo más importante es encontrar el equilibrio entre el trabajo y la diversión, lograr la salud mental y física para lograr un estado de "bienestar" definitivo», comenta.

No obstante, los galardones de fitness de Harry se extienden en todos los ámbitos, desde terminar un triatlón Ironman 70.3 hasta ser portada de la revista Men’s Health.

«No se trata solo de tener buen aspecto, sino de rendir al máximo nivel», explica.

Nacido y criado en Londres, Harry creció en Croydon y ahora vive con su novia, Meg, en Battersea. Aunque su experiencia en cuestiones de rendimiento comenzó en la Universidad de Loughborough, donde estudió economía mientras jugaba al rugby semiprofesional y entrenaba junto con atletas de élite al mismo tiempo.

«Por eso digo que mis conocimientos van más allá de cualquier título», explica. «Sí, tengo cualificación de entrenador personal de nivel 3, pero vivo y respiro el fitness en todos los extremos del espectro. Puede que no destaque en ningún deporte concreto pero, ya sea con la raqueta de tenis o con el bate de críquet, siempre lo pruebo y suelo pillarlo bastante rápido».

Un viaje de motivación

Cualquiera que asista a las clases de Harry puede esperar una experiencia participativa y empoderante en la que siente que no solo forma parte de una clase, sino que está experimentando un viaje.

«Creo que, a veces, el fitness en grupo hace sentir a la gente que el volumen de la voz significa motivación», dice. «Pero a mí me gusta empezar mis clases con mucha conversación, y no solo uso mi energía, sino a mí mismo, mi lenguaje corporal y mi música para contar historias y llevar a la gente de viaje».

Aquí es donde entran las habilidades de Harry como DJ, puesto que la música tiene mucho que ver con cómo cuenta estas historias en sus clases. Al ser muy escogido con la música que elige, utiliza géneros como el techno minimal, que usa específicamente para que coincida con las pulsaciones de los asistentes.

«Puede resultar muy parecido a la meditación cuando las pulsaciones de las personas y su energía se sincronizan con la música. Esto va aumentando hasta que hay una caída repentina, y ves cómo la gente tiene un aumento de energía adicional que no sabían que podían tener».

La parte más gratificante del trabajo de Harry es ver los efectos a largo plazo que tiene su entrenamiento en la gente, y dice que puede ser conmovedor que la gente le cuente el tremendo impacto que ha tenido en sus vidas.

Mindfulness y sandías

Aparte del fitness, Harry es aficionado al golf y le encantan los pequeños placeres de la vida, como pasear con su novia y ver a su familia.

«Estoy impaciente por los días en los que solo tengo que levantarme, ir a la cocina, hacer una taza de café para mi novia y volver a la cama a pasarnos el día juntos. Es uno de mis momentos favoritos».

También se describe como un goloso empedernido: «La única forma que tengo de satisfacer a mi mente sin que afecte a mi cuerpo es comer fruta, especialmente sandía», puntualiza.

¿Y qué planes tiene para el futuro? En estos momentos, está en un programa de coaching centrado en la meditación y el mindfulness, menos centrado en los objetivos y más en la felicidad basada en la presencia.

Y ahora ha llegado el momento de experimentar la forma de entrenar de Harry: pruebe su sesión en Technogym App. 

/related post

Conoce al equipo: Deena Pierce

Descubre la historia de Deena y prueba una de sus sesiones en Technogym App.