Champions Train With Technogym: Leonardo Fioravanti

“El deporte siempre ha formado parte de mi vida, desde que tengo uso de razón. No hay ningún recuerdo mío, personal, en el que el deporte no desempeñe un papel activo y fundamental para mí. Si no fuera por mi hermano mayor, Matteo, quizá ni siquiera habría empezado a surfear. Es siete años mayor que yo y, cuando era pequeño, era mi héroe. Andaba siempre detrás de él y quería hacer todo lo que hacían él y sus amigos. Tuvo mucha paciencia al llevame de un lado a otro todo el tiempo. Y mi madre tuvo mucha paciencia al dejarme ir. Así es como empecé a perseguir mi sueño y surfear las primeras olas de mi vida”.

Leonardo Fioravanti, nacido en Roma, pero ciudadano de pleno derecho del mundo, es el representante perfecto de su deporte. Al escucharlo, es imposible no dejarse llevar por sus palabras, por la historia de un niño que se hizo hombre deslizándose sobre el océano, ola tras ola.

Hay una conexión especial entre el océano y yo, un diálogo entre viejos camaradas que se entienden desde lo más profundo y sin necesidad de traducción. Paso más tiempo en el agua que en tierra y eso crea una relación con el elemento. Es un elemento al que se lo das todo, porque en el surf pierdes más veces de las que ganas y las olas lo saben”. El camino del aprendizaje es cualquier cosa menos lineal para quienes descubren que llevan el surf en el corazón. Es un deporte que, como todos los demás, requiere sacrificio y esfuerzo, y como ningún otro, te obliga a llevar una vida nómada, yendo de continente en continente en busca del momento perfecto.

El surf es un viaje que comienza pronto, incluso antes de la adolescencia, y en el que inevitablemente encuentras algunos escollos, algo natural cuando desafías a los elementos. Es un banco de pruebas y, para Leonardo, la prueba más dura llegó en 2015, cuando una lesión en las vértebras le obligó a parar en boxes durante más de siete meses: “El peor momento de mi carrera fue cuando me fracturé las vértebras. Fue un accidente terrible. Temí incluso no volver a ser el mismo de antes. Pero al final de mi viaje, cuando vuelva la vista atrás, no querré tener remordimientos ni arrepentimientos, y por eso he estado trabajando más que nunca para recuperar lo que el destino, por un momento, parecía haberme quitado”.
Leonardo lo recuperó todo, y con intereses, ya que ganó el título mundial sub-18 en su primera competición después de la lesión. Este campeón acostumbrado a conquistar nuevos retos, volvió a hacerlo cuando se convirtió en el primer italiano de la historia en clasificarse para la World Surf League en 2017 tras un ascenso en la clasificación que lo convirtió en un símbolo del deporte en este país. En el horizonte de Fioravanti están ahora los Juegos de Tokio 2020, en Japón, en los que el surf se estrenará como deporte olímpico y que, para el campeón romano, serán una forma de cerrar el círculo: “He visto todas las ediciones de los Juegos Olímpicos. En cada una de ellas, veía todos los deportes y su belleza me dejaba impresionado. Ver la cara de los deportistas cuando alcanzan su objetivo después de cuatro años de duro trabajo y esfuerzo siempre ha sido una gran inspiración para mí. Si al amor por mi deporte, que me hace levantarme cada mañana con una sonrisa y con ganas de entrar en el océano, le sumo ese fuego y esa pasión, el resultado es la mezcla explosiva que mejor define mi vida en estos momentos”.
La estrella del surf Leonardo Fioravanti ha alcanzado el éxito cabalgando sobre las olas, pero las victorias que ha logrado a lo largo de los años son el resultado de la dedicación, el entrenamiento y la mejora continua.
De hecho, la preparación física desempeña un papel fundamental para su rendimiento en el agua, por lo que el surfista dedica la mayor parte de su tiempo al entrenamiento con Skillmill.

Descubre Skillmill

Skillmill es la solución perfecta para entrenar como un profesional y lograr el rendimiento de un campeón. Esta innovadora cinta de correr está diseñada para estimular todos los sistemas energéticos del cuerpo en una misma solución, ya que permite practicar esprints, mejorar la potencia y, al mismo tiempo, el metabolismo.
En Skillmill, tú marcas el ritmo: es una cinta no motorizada que te obliga a moverte hacia la parte delantera para acelerar y hacia la parte posterior para frenar.
Además, la doble empuñadura permite entrenar con la postura correcta en cada momento, conseguir la máxima activación muscular y diversificar los entrenamientos.
Skillmill es un producto de Technogym que ayuda a entrenar todas las habilidades y capacidades deportivas necesarias para practicar el surf, entre ellas, la fuerza, la resistencia y la potencia: la combinación del sistema Multidrive Technology con doble empuñadura y 11 niveles de resistencia magnética te asegura un entrenamiento completo y resultados óptimos.
Además, los parámetros clave de tu entrenamiento están siempre a la vista en la consola integrada, lo que te permite controlar tu rendimiento y tu progresión.

Para mejorar la estabilidad, la fuerza y la flexibilidad, Leonardo Fioravanti utiliza Technogym Bench. Descubre los entrenamientos en la sección de programas de Technogym App.

/related post

Conozca al equipo: Steph Nieman

Steph es conocida por el HIIT, el yoga y, en general, por su loca energía: descubre la historia de ...