El fitness no conoce temporada: cómo entrenar también en invierno

En invierno, encontrar el lugar adecuado para hacer ejercicio puede ser difícil, especialmente para aquellos que están acostumbrados a hacer ejercicio al aire libre. No tiene por qué ser así. Con las precauciones adecuadas, el invierno puede convertirse en una oportunidad para dedicarte al fitness con mayor entusiasmo y satisfacción.
Se sabe que uno de los mayores impedimentos a la hora de realizar actividad física es la motivación. Levantarse temprano, prepararse, salir de casa: la lista de los que abandonan incluso antes de empezar es tan larga como las razones por las que se desanimaron. Para no renunciar al fitness en ninguna época del año, la motivación es el primer elemento que debe tenerse en cuenta, prestando especial atención al aspecto emocional y mental.
Cold winter

Ventajas de entrenar en invierno

En general, la razón más importante por la que la gente se involucra en la actividad física es el deseo de mantenerse en forma. Quemar grasa y perder el exceso de peso es un objetivo con el que muchas personas pueden identificarse. Desde este punto de vista, el invierno es un cómplice que no debe infravalorarse. De hecho, tal y como demuestran varios estudios, si haces ejercicio con temperaturas bajas la grasa se quema más rápidamente y se activan los depósitos de "tejido adiposo" para aumentar la temperatura corporal.

Además, el ejercicio físico en invierno es una verdadera panacea para el estado de ánimo. El frío y la oscuridad tienen influyen considerablemente en la salud psicológica, tanto es así que para referirse a la llamada "Winter blues" los psicólogos hablan de "Trastorno afectivo estacional". Está demostrado que la actividad física tiene un impacto muy positivo también en este sentido, manifestándose de gran ayuda en aquellos que sufren de melancolía invernal.

Facilitar las cosas

Más allá de las ventajas objetivas de hacer ejercicio con temperaturas bajas, es esencial idear algunas estrategias con el fin de no caer en la tentación, por ejemplo, de quedarse calentito debajo de las mantas comiendo chocolate. La primera regla es siempre este buen consejo: planificación.
Al programar las sesiones de entrenamiento se reducen drásticamente las posibilidades de auto-sabotaje, aunque, a menudo, esto por sí solo no es suficiente. Por ejemplo, si haces ejercicio por la mañana, reducir el período de transición de la cama al frío de la calle es esencial. Como las madres nos han enseñado siempre, preparar la ropa la noche anterior es un pequeño truco muy eficaz.

Pocas cosas pueden cambiarnos más que el sentido de responsabilidad o, mejor dicho, de culpa. Encontrar un compañero de entrenamiento aumenta enormemente las posibilidades de éxito.

Por último, una muy buena manera de evitar la derrota es fijarse un objetivo claro. Una carrera que no está demasiado cerca ni demasiado lejos en el tiempo puede ser el estímulo adecuado para entrenar con regularidad.

Women, Sport, Push-ups, Athlete, Exercising, fit, adult, female, lifestyle

Prepárate

Obviamente, para entrenar al aire libre cuando hace mucho frío se necesita el equipamiento adecuado.

Los que están acostumbrados a correr en invierno generalmente recomiendan vestirse por capas: una capa de tejido sintético para combatir la humedad, una capa de forro polar o de lana para el aislamiento térmico y una capa de material transpirable para combatir el viento. Como la circulación de la sangre tiende a concentrarse en el torso, es importante cubrir las extremidades que están más expuestas al frío: los guantes y el gorro son indispensables, así como los calcetines de lana o térmicos.

Una vez dicho esto, es igualmente importante no vestirse demasiado. De hecho, cuando se realizan actividades de alta intensidad, el exceso de ropa induce el cuerpo a sudar demasiado, y la piel húmeda promueve la pérdida de calor y una disminución de la temperatura corporal.

Cuándo es preferible no entrenar en invierno

También es útil saber cuándo entrenar al aire libre no es una buena idea. Puede parecer contradictorio, pero incluso los héroes saben perfectamente cuándo es el momento de retirarse.

En primer lugar, salir a hacer ejercicio no es una buena idea si la temperatura ha descendido por debajo de -15 ° C (no creo que sea necesario mencionarlo). Aparte de las situaciones extremas, debe evitarse la lluvia y el viento: el agua, debido a su mayor densidad y capacidad térmica, elimina el calor del cuerpo veinticinco veces más rápido que el aire, y el viento permite que el aire y la humedad se filtren mucho más fácilmente a través de la ropa, neutralizando la capa de aire caliente que generalmente rodea nuestro cuerpo.

Las buenas intenciones son siempre admirables, pero hay un límite para todo.

correre in inverno

Siempre hay una alternativa al entrenamiento al aire libre

En cualquier caso, que no se pueda salir no significa necesariamente que uno tenga que renunciar al entrenamiento. Por el contrario, las condiciones climáticas adversas pueden ser la excusa perfecta para que vayas a esa clase de hot yoga de la que has estado hablando durante semanas. Y siempre está el gimnasio o la posibilidad de utilizar aparatos de gimnasia en el interior.

/related post

Los beneficios de un adelgazamiento adecuado

Para lograr el adelgazamiento y sus beneficios, es necesario combinar un entrenamiento eficaz con un...

El sitio utiliza sus propias cookies técnicas, las cookies de terceros analíticas anónimas y las cookies de terceros que podrían ser utilizadas en aplicaciones para crear perfiles: al acceder a cualquier elemento/área del sitio que no sean los banners de publicidad, usted autoriza la recepción de las cookies. Si usted quiere saber más o negar su consentimiento al uso de las cookies, haga clic aquí. Aceptar