Champions Train With Technogym: Elia Viviani

“He ido descubriendo mi talento con los años. Nunca me he creído un fuera de serie, un fuera de serie de nacimiento, creo que he ido construyendo mi carrera y mis resultados. Por supuesto, al principio tuve muchas dudas, como todo el mundo. No sabía si seguir con el fútbol o dedicarme de lleno a la bicicleta, y lo que realmente me hizo decidirme al final fue saber que, en el ciclismo, todo dependía de mí. Resultados, premios, decepciones, todo estaba en mis manos. Año tras año, sacrificio tras sacrificio, pasas del ámbito local al regional y luego al nacional, y te das cuenta de que vas en la dirección correcta”.

La historia deportiva de Elia Viviani, la estrella italiana del ciclismo en ruta y en pista, comenzó hace muchos años, cuando la bicicleta entró en su vida y le obligó a elegir entre el ciclismo y el fútbol. Por suerte para nosotros, y para él, fue el deporte individual el que se impuso y dio al pequeño Elia la responsabilidad de convertirse en el único autor de su propio éxito.

Un ascenso meteórico que refleja su extraordinario talento y lo ha hecho crecer paso a paso desde las competiciones regionales hasta acariciar el sueño más deslumbrante, el de las Olimpiadas. Primero como un mero aficionado, luego como un amante decepcionado y finalmente como un héroe: "Mi primer recuerdo olímpico es el de Bettini en Atenas 2004, porque la prueba en línea es siempre la primera del programa y la suya fue un triunfo extraordinario. Luego, cuando llegó mi momento, sobre todo después de la decepción de Londres 2012, llegué a los Juegos Olímpicos de Río consciente de la importancia de aquella oportunidad.  Tengo grandes recuerdos de aquella carrera, del oro de Brasil. Recuerdo todos los detalles, incluso los más pequeños, con absoluta nitidez. Es como si volviese a vivirlo todo de golpe. Fueron los mejores días de mi vida”.

La grandeza de Viviani se percibe en su voz calmada y en su capacidad de relatar las mayores hazañas con una serenidad inquebrantable que sigue haciéndole sentirse un privilegiado incluso después de haber llegado a la cima. Un adulto con el deseo de un niño, que ha convertido su pasión en una hermosa profesión"Hay una línea que cruzas cuando te haces profesional y te das cuenta de que aquella pasión se ha convertido en tu trabajo, y te sientes un privilegiado. Es cierto: hacer lo que te gusta cada día es un privilegio. No siempre es fácil darse cuenta, pero, cuando lo haces, cambia tu percepción. Pienso en lo que significó la medalla de Río para mis compañeros y para todos los jóvenes, y acepto con gusto la carga emocional que conlleva. Hay que vivirlo todo con el debido sentido de la responsabilidad y siendo siempre fiel a uno mismo”.
Y es precisamente el reconocimiento de las elevadas cualidades morales que lo caracterizan lo que ha hecho que el Comité Olímpico Nacional de Italia invistiese a Elia con la responsabilidad de abanderar a la delegación italiana en los próximos Juegos de Tokio. Un momento soñado e imaginado, pero nunca verbalizado, como si fuese algo demasiado bueno para ser verdad: “El descubrimiento de haber sido oficialmente elegido abanderado de Italia en los Juegos Olímpicos fue extraño, porque yo estaba en mi bicicleta, en el Giro de Italia, y hasta el último momento preferí no hacerme ilusiones. Aunque sabía que existía la posibilidad, aunque había oído rumores en las noticias, hasta que me lo dijeron, fingí no creerlo. Porque a un mes de los Juegos, la decepción de habérmelo creído y luego perder la oportunidad habría sido terrible. Luego me lo comunicaron y fue maravilloso. Ya empiezo a imaginar el momento, la emoción que experimentaré. Pero solo vivirlo de verdad me permitirá saber qué se siente realmente”.
Elia Viviani, medalla de oro en el ómnium de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, muestra toda su tenacidad cuando corre a lomos de su bicicleta.
Sus medallas, conquistadas a lo largo de una carrera fulgurante, son el resultado de un trabajo duro y un entrenamiento deportivo cuidadosamente planificado.
El despertador de Elia Viviani suena alrededor de las 8 de la mañana y, a las 9:30/10:00 h, comienza su entrenamiento, que puede durar 3, 4 o 5 horas según el tipo de preparación prevista para ese periodo. Por otro lado, una semana normal implica bloques de trabajo de 3 días seguidos de un día libre.
Para sus entrenamientos, el ciclista elige Skillbike.

Descubre Skillbike

Skillbike es una bicicleta revolucionaria que te permite vivir las emociones y los retos de montar en carretera desde la comodidad de un entorno indoor.
Esta exclusiva bicicleta Technogym es la solución perfecta para triatletas, aficionados o ciclistas profesionales como Elia Viviani que centran su entrenamiento en el desarrollo de la potencia y la resistencia. De hecho, Skillbike proporciona rutinas de entrenamiento basadas en la potencia, así como entrenamientos que simulan escaladas para mejorar la fuerza y la resistencia de una manera nueva, eficaz y atractiva.
Además, Skillbike es la primera bicicleta indoor que incorpora cambios de marcha de verdad: el sistema patentado Real Gear Shift permite simular la dinámica de las escaladas y recrear así todas las sensaciones del ciclismo en carretera. Con el cambio de marchas, es posible abordar diferentes pendientes con el esfuerzo deseado y manteniendo los parámetros de potencia y cadencia elegidos.
Skillbike permite pedalear como lo harías en una bicicleta de carreras: el sistema Skillbike Riding Design, con patente de Technogym, reproduce la biomecánica de las bicis de paseo. El cuadro y el manillar tienen una forma que se adapta perfectamente a diferentes agarres y posiciones de conducción: bicicleta de carretera, de contrarreloj y de montaña.
Por último, el innovador sistema Road Effect también simula la sensación de conducir al aire libre, y es capaz de identificar tu forma de pedalear y los parámetros de prestaciones.

/related post

Conoce al equipo: Harry Sellers

Monitor de ejercicios en grupo, modelo a tiempo parcial y DJ: descubre la historia de Harry, nuestro...