Champions Train With Technogym: Dafne Schippers

Empecé a correr con nueve años. Era muy pequeña y, en aquella época, cubría diferentes distancias. Para mí, fue amor a primera vista. El primer día, en lugar de entrenar, participé nada más llegar en una pequeña carrera que estaba programada en la pista y gané una medalla de plata en los 60 metros. Inmediatamente tuve claro que eso era lo que quería hacer. Luego, hacia los 16 años, decidí convertirme en profesional y me especialicé en las disciplinas que me parecieron más adecuadas para mí. Y en solo un par de temporadas ya estaba corriendo al más alto nivel”.

El amor por el atletismo, en el caso de Dafne Schippers, fue fulminante, inmediato. Y fue solo gracias a un comienzo afortunado que, en lugar de hacerle ver el cansancio de correr, le despertó la emoción de competir. Así, por una carambola del destino, la primera sesión de entrenamiento se convirtió en una carrera y dio al mundo entero una de las velocistas más queridas de todos los tiempos.

Un vínculo antiguo, casi ancestral, con el deporte que la pequeña Dafne había heredado de la tradición familiar: “Creo que el deporte es algo profundo, casi genético en mi familia. En casa todo el mundo está enamorado del deporte y del fútbol en particular. Mi padre practicó varias disciplinas, y yo soy la primera que ha elegido el atletismo, pero, más allá de las diferencias que existen entre nosotros, está claro que el deporte nos une a todos, en una gran pasión”.

La pasión, por tanto, es el rasgo común, el hilo conductor que une a toda una familia con la belleza y los valores del deporte. Pero, para sobresalir y llegar a lo más alto a nivel mundial, es preciso encontrar también la manera de canalizar este fuego y convertirlo en una flecha que apunte a una sola dirección: “Encontrar tu propio camino es complicado y requiere saber escucharse a uno mismo. Cuando era adolescente, sabía que se me daba muy bien correr, pero solo cuando me convocó la selección holandesa fui verdaderamente consciente de ello. Seguía cubriendo varias distancias, pero, para llegar a la élite, el deporte te obliga a concentrarte en unas pocas carreras y hacerlas lo mejor posible”.

El éxito no tardó en llegar y consagró el talento de la holandesa, que pronto se convirtió en un auténtico icono mundial. Un deseo ardiente, insaciable, común a todos los grandes de la historia, que los empuja a exigirse siempre algo más: “Lo que me impulsa es el simple deseo de ser la mejor. La mejor de las mejores. Cada día entreno y actúo empujada por la voluntad de ser la más rápida”.

Y, como no podía ser de otra manera, los Juegos Olímpicos son el territorio favorito de todos aquellos que respiran deporte y lo viven como la búsqueda constante de un nuevo límite que superar. Dafne ya ha escrito su nombre en el libro de honor del olimpismo; su legado deportivo y cultural ha pasado a la posteridad. Pero en el horizonte se vislumbran nuevos momentos de gloria que hacen pensar en la posibilidad de que se traiga otro metal precioso como recuerdo de los Juegos Olímpicos de Tokio: “Obviamente, los Juegos Olímpicos son el acontecimiento más importante en el que puede participar un deportista a nivel mundial, y el hecho de que incluyan todos los deportes los hace muy especiales. Por eso es muy importante que pueda dar lo mejor de mí en la pista. Quiero irme con la certeza de haber mostrado a todo el mundo la mejor versión de la atleta que soy y de haber competido al máximo de mis posibilidades. Hay otras citas relevantes en la carrera de un atleta, pero uno se prepara para los Juegos todos los días. Todos los días, durante cuatro largos años. Y quiero volver a casa con una medalla también de Tokio”.
Dafne Schippers es una velocista profesional que forma parte del equipo nacional de atletismo holandés y ha elegido Skillrun para su entrenamiento.
La determinación desempeña un papel fundamental en la carrera deportiva de Dafne, que, gracias a su fuerza de voluntad y su constante entrenamiento, ha conseguido distinguirse y cosechar importantes victorias.

Skillrun es pura tecnología deportiva: ha sido concebida para atletas, aficionados al running y amantes del entrenamiento de alta intensidad.
Hoy en día, el running indoor combina el desarrollo de la potencia con el entrenamiento cardiovascular.
Por lo tanto, no se trata simplemente de correr: en función de tus objetivos, Skillrun marca el ritmo y simplifica tu entrenamiento a fin de mejorar la velocidad, la resistencia y la coordinación. Por otra parte, los modos de entrenamiento Sled (trineo) y Parachute (paracaídas) ofrecen una resistencia controlada en la cinta.

Descubre Skillrun

La ciencia detrás del running: la función Biofeedback registra y monitoriza los parámetros claves de la carrera en tiempo real para proporcionar información fundamental sobre la eficiencia del entrenamiento y poder mejorar tu rendimiento.
Skillrun reinventa el concepto de entrenamiento en cinta de correr, porque es el primer equipo de running diseñado para satisfacer a los deportistas y aficionados al fitness más exigentes. Además, su exclusiva Multidrive Technology te permite realizar entrenamientos cardiovasculares y de potencia en un mismo equipo.
El atletismo requiere un entrenamiento específico centrado en la velocidad, la potencia explosiva y la resistencia, y para entrenamientos como los de Dafne, es posible elegir en la consola interactiva entre tres objetivos específicos y comenzar una rutina de entrenamiento que nos guiará a través de cada fase del ejercicio: Cardio Fit (entrenamiento cardiovascular), Strong Legs (piernas fuertes) y Speed & Agility Drills (ejercicios de velocidad y agilidad).

Para entrenar la fuerza de resistencia y mejorar la explosividad, Dafne Schippers utiliza Technogym Bench. Descubre los entrenamientos en la sección de programas de Technogym App.

/related post

Champions Train With Technogym: Vincent Luis

El triatleta francés Vincent Luis se entrena con Skillbike, para lograr el equilibrio adecuado entr...