Preguntas y respuestas

Descubre todas las respuestas a tus preguntas: desde conocer qué ejercicios benefician más a las personas mayores hasta los ejercicios que se deben evitar debido a ciertas enfermedades.  

¿Qué actividad física debería realizar una persona mayor para ralentizar el envejecimiento?

Se recomienda practicar ejercicios aeróbicos moderados de 30 a 60 minutos al menos cinco días a la semana o ejercicio fuerte tres veces a la semana. Moderado o fuerte significa con un nivel de intensidad igual a 5-6 o 7-8 con una escala de referencia del 0 al 10. En cuanto a los ejercicios de fuerza, realízalos dos veces a la semana con una intensidad moderada o fuerte en función del nivel de tu condición física. Las actividades para mejorar la flexibilidad y el equilibrio se deben realizar al menos dos veces a la semana.

¿Qué ejercicios mejoran el equilibrio en las personas mayores?

Los ejercicios cuya dificultad aumenta gradualmente como: mantener posturas sobre el suelo con ambos pies y reducir poco a poco la base de apoyo, ejercicios de equilibrio sobre una pierna y ejercicios con los ojos cerrados. Además de los ejercicios de equilibrio estáticos, puedes añadir de forma paulatina y segura ejercicios de equilibrio dinámicos que modifican el centro de gravedad y hacen que necesites ajustar continuamente la postura adaptándola a los cambios de la posición.

¿Cuáles son los efectos de la actividad física sobre la salud?

La actividad física es un factor de protección en el desarrollo de enfermedades cardiovasculares frecuentes en las personas mayores, como el accidente cerebrovascular, la hipertensión y el infarto. Te permite controlar tus niveles de colesterol, especialmente reduciendo el colesterol LDL, que constituye un factor de riesgo para la obesidad. También previene la diabetes o al menos frena sus complicaciones. La actividad física también combate enfermedades relacionadas con el envejecimiento, retrasa la osteoporosis y la aparición de la discapacidad, la depresión y conserva la salud mental y el bienestar.

¿Por qué es bueno hacer ejercicio para prevenir la osteoporosis?

Al igual que los músculos, los huesos pierden su fuerza paulatinamente si no se estimulan de forma adecuada. La actividad física frecuente frena el desarrollo de la osteoporosis debido a la acción de esfuerzo que el músculo ejerce sobre el hueso cuando se contrae, estimulando los osteoblastos para que sinteticen tejido óseo nuevo. Los ejercicios de fuerza y equilibrio son cruciales para prevenir y frenar el avance de la enfermedad porque te permiten fortalecer los músculos y, al mejorar el equilibrio, ayudan a evitar caídas.

¿Cuándo no resulta adecuada la actividad física?

Hacer ejercicio no es adecuado cuando ya se ha producido una reducción de la masa ósea debido a la osteoporosis y especialmente si existen fracturas (es preferible no sobrecargar los huesos con ejercicios).

¿Por qué la osteoporosis afecta más a las mujeres?

Las mujeres, especialmente tras la menopausia, tienen cuatro veces más posibilidades de padecer osteoporosis que los hombres ya que la cantidad de hormonas femeninas que regulan el aporte de calcio de los huesos disminuye. En los hombres, por el contrario, la osteoporosis se asocia con mayor frecuencia a otras enfermedades endocrinas, gastrointestinales, hematológicas o reumáticas.

¿La osteoporosis afecta únicamente a las personas mayores?

La osteoporosis casi nunca afecta las personas jóvenes aunque en algunos casos puede hacerlo. Se conoce como osteoporosis idiopática y aún se desconocen sus factores determinantes. Lo que resulta extraño es que las personas jóvenes por lo general no tienen niveles bajos de hormonas y vitaminas, por lo es difícil diagnosticar esta enfermedad. En algunos casos puede estar relacionada con otras enfermedades como los desequilibrios hormonales o la insuficiencia renal.

¿QUIERES SABER MÁS?

Lee la Introducción para mantenerse joven
Lee Cómo mantenerse joven eficazmente
Lee Los beneficios de mantenerse joven