Lo que deben saber las mujeres para conseguir un cuerpo tonificado

Por fin, después de ponernos a régimen y después de todos los esfuerzos hechos en el gimnasio, por fin hemos perdido esos kilos de más que siempre habíamos querido quitarnos de encima. Y, sin embargo, si nos ponemos delante del espejo, no estamos satisfechas de los resultados obtenidos. Nuestra figura no es la que habíamos imaginado que conseguiríamos con la dieta. La piel está algo descolgada y sin tono, y los contornos de nuestra figura están poco definidos. ¿Qué ha ido mal? ¿Y cómo podemos arreglarlo?

El hecho es que, después de una dieta y un programa de entrenamiento centrado únicamente en actividades aeróbicas, nuestro cuerpo ha conseguido eliminar la grasa de más, pero por desgracia, también ha perdido tono, y está como una pelota desinflada. ¿La solución? Trabajar la musculatura con los ejercicios correctos. Porque para conseguir un cuerpo tonificado y definido, no hay alternativa: hay que entrenar los músculos.

El entrenamiento aeróbico y los ejercicios de fuerza para los músculos deben estar siempre presentes en un programa que tenga como objetivo conseguir un cuerpo tonificado y definido. ¿Por qué? Porque adelgazar no significa solo perder peso. Cuando la balanza marca una disminución del peso, esta no es únicamente de grasa, a veces incluye también pérdida de agua y de masa proteica, o lo que es lo mismo: de masa muscular. Y esto ocurre cuando no asociamos las dietas hipocalóricas a un programa de entrenamiento correcto o cuando el programa que seguimos incluye exclusivamente ejercicios aeróbicos de larga duración y baja intensidad.

Adelgazar de la manera correcta significa por lo tanto reducir la masa grasa manteniendo o aumentando la masa magra

A diferencia de lo que se pueda pensar, el elemento en el que hay que concentrarse es la masa magra, y no la grasa, ya que el metabolismo está esencialmente ligado a esta última. Y, en comparación con la masa grasa, es la masa magra la que contribuye de manera más significativa al consumo calórico.

Por eso, si queremos tener un cuerpo tonificado debemos comer sano y realizar actividad aeróbica, que tiene numerosos efectos positivos sobre el sistema cardiovascular y la salud en general, pero no debemos olvidar el trabajo de fuerza para entrenar la musculatura.

¿Y cómo lograr el equilibrio perfecto? Podemos entrenar en días alternos, realizando actividades aeróbicas algunos días y de fuerza otros, o bien combinar los dos tipos de entrenamiento en cada sesión.

¿Y cómo lograr el equilibrio perfecto? Podemos entrenar en días alternos, realizando actividades aeróbicas algunos días y de fuerza otros, o bien combinar los dos tipos de entrenamiento en cada sesión

Concentrarnos sobre los movimientos adecuados

No debemos centrarnos en el entrenamiento de los músculos pequeños (como tríceps o abductores), sino elegir ejercicios que involucren varios músculos a la vez mediante la ejecución de los movimientos de base como:

- Empuje

- Tracción

- Sentadilla

 Apúntate a  un gimnasio y, si no puedes, elige los ejercicios correctos para entrenarte en casa

Muchas personas no quieren ni oír hablar de ir al gimnasio, pero la ciencia nos dice que los músculos se desarrollan mejor si se someten a una carga determinada durante un tiempo determinado y con ejercicios concretos, y el gimnasio es el lugar ideal en el que encontrar el asesoramiento y los equipos adecuados.

Si te resulta imposible asistir a un centro de fitness/wellness, no te preocupes: también puedes conseguir resultados desde casa.

Si necesitas unirte a un grupo para estar motivada, intenta apuntarte a alguna clase que incluya entrenamientos aeróbicos y también ejercicios de fuerza de alta intensidad. La energía del grupo te ayudará a trabajar a una intensidad que, por tu cuenta, te sería difícil mantener.