Introducción para tonificar tu cuerpo

Aunque solo estés buscando mejorar tu apariencia física mediante un cuerpo tonificado, hacer ejercicio con frecuencia puede ofrecerte un amplio abanico de beneficios, incluyendo una mejor condición cardiorrespiratoria y mayor fuerza.

La importancia de unos músculos tonificados

Los cambios en el estilo de vida de las últimas décadas han hecho que las personas adopten un estilo de vida sedentario. Cada vez más personas pasan la mayor parte del día haciendo actividades en las que no utilizan demasiado los músculos y queman únicamente las mínimas calorías.

Aunque solo quieras conseguir un cuerpo tonificado, hacer ejercicio con frecuencia puede ofrecerte un amplio abanico de beneficios. Tras unas pocas semanas apreciarás cambios significativos, como una mejora de la condición cardiorrespiratoria y de la fuerza.

Con unos músculos adecuadamente entrenados podrás reaccionar con tiempo y de forma eficaz cuando pierdas el equilibrio. Además, unos músculos tonificados son importantes para sostener y proteger las articulaciones de los movimientos excesivos y de las cargas biomecánicas. Si una articulación se sostiene mediante músculos fuertes y tonificados sufrirá menos lesiones que si lo hace mediante unos músculos débiles.

Es necesario estimular los músculos

No utilizar los músculos lo suficiente es malo para ti: el sistema muscular necesita estimularse de forma sistemática para poder mantenerse sano y funcionar con eficacia. Para estimular los músculos necesitas forzarlos para vencer las «fuerzas de resistencia externa», ya sean estas el peso de tu cuerpo o cargas externas como mancuernas y barras con pesas.

Los beneficios oscilan entre la mejora de la mayoría de las funciones metabólicas importantes y la mejora de la funcionalidad general. Asimismo, entrenar los músculos ayuda a cambiar la apariencia de tu cuerpo, que se vuelve más tonificado.

Cómo es un músculo tonificado

El tono muscular es el resultado de un sofisticado mecanismo que permite un intercambio continuo de información entre el sistema nervioso central y los músculos.

El tono no es nada más que la sensación de firmeza muscular cuando lo tocas. La respuesta neurológica hipertónica de un entrenamiento aumenta los estímulos del cerebro a los músculos, por ello un músculo entrenado mantiene un tono inicial mejor que uno sin entrenamiento. La piel es importante: cubre el músculo y bajo ella existe una capa gruesa denominada la hipodermis. Es un tejido que contiene grasa y desempeña una función importante en la protección contra la dispersión del calor. Una capa gruesa de hipodermis que no esté tan firme como el músculo no te permite notar el tono muscular.

Un glúteo firme y musculoso, típico de los bailarines profesionales, se define como «muy tonificado». En casi todos los deportes dinámicos los atletas tienen un cuerpo muy tonificado, incluyendo los luchadores de sumo, pese a que sus músculos estén cubiertos por una gruesa capa de grasa.

¿QUIERES SABER MÁS?

Lee Cómo tonificar tu cuerpo eficazmente
Lee Los beneficios de tonificar tu cuerpo
Lee las Preguntas y respuestas