Introducción para reducir el estrés

Estar «estresado» es un fenómeno habitual de la vida moderna pero existen numerosas formas de combatir el estrés y sentirse más relajado. Una de las más significativas es haciendo ejercicio con frecuencia.  

¿Estás estresado?

La frase «Estoy estresado» se ha convertido en una expresión habitual que esconde una gran verdad: cuando necesitamos responder continuamente ante situaciones que se perciben como peligros se aumenta la vigilancia y el cuerpo acaba perdiendo eficacia a largo plazo. Por ello, es necesario adoptar estrategias para recuperarse y hacer que el cuerpo se vuelva más fuerte y resistente.

Cómo afecta el estrés al organismo

El estrés viene determinado por cualquier fenómeno que altera tu estado de equilibrio. El organismo responde ante estímulos estresantes como atascos, centros comerciales atestados de gente o puestos de trabajo con un ritmo frenético generando un impacto de forma subconsciente para protegerse, como una frecuencia cardiaca más alta y un mayor nivel de atención. Cuando el estímulo se repite, se produce una resistencia que provoca la liberación de cortisol en el torrente sanguíneo. El cortisol también se conoce como «la hormona del estrés» porque es uno de los mediadores químicos de la respuesta ante el estrés y activa una cascada de sensaciones que modifican el metabolismo del organismo. Si no eres capaz de eliminar o evitar una situación estresante, puedes experimentar una fase de agotamiento que puede afectar al organismo somática y psicológicamente.

El ejercicio ayuda a reducir el estrés

Combatir el estrés es muy importante y una de las formas más habituales y menos costosas es mediante la actividad física. Al moverte más el cerebro produce más endorfinas; estas moléculas son neurotransmisores que se dirigen a zonas específicas del cerebro, generando placer y alivio. Mediante el ejercicio activas mecanismos que funcionan de forma parecida a ciertos fármacos; incluso el chocolate ayuda a producir endorfinas.

El ejercicio ayuda a mitigar la depresión

El ejercicio es una forma excelente para combatir la depresión (Saeed, 2010) y otros trastornos psicológicos que van en aumento debido al ritmo frenético de la vida actual. Correr por el parque, montar en bicicleta por las montañas o un entrenamiento en el gimnasio son formas excelentes de combatir el estrés y la depresión. Tomarse tiempo libre de las actividades cotidianas es importante para el bienestar general.

¿QUIERES SABER MÁS?

Lee Cómo reducir el estrés eficazmente
Lee Los beneficios de reducir el estrés
Lee las Preguntas y respuestas