Cómo mantenerse joven eficazmente

El secreto para mantenerse joven es adoptar un programa completo de actividad física que incluya: ejercicios de tonificación, resistencia, flexibilidad y equilibrio.

Nunca es demasiado tarde para comenzar a hacer ejercicio

Nunca es demasiado tarde para comenzar a llevar un estilo de vida activo. Sin embargo, te recomendamos que te sometas a un chequeo médico antes de comenzar para identificar cualquier problema o enfermedad que pueda requerir precauciones especiales.

Lo ideal es alcanzar un equilibrio con diversos ejercicios y mantener una buena fuerza muscular y eficacia cardiovascular y mejorar la condición de tus articulaciones así como reducir el riesgo de caídas. Basta con empezar incluso con una actividad física de intensidad suave o moderada.

Simplemente sigue estos sencillos consejos:

  1. Realiza la actividad de forma segura, sin que se produzcan problemas como el dolor muscular o articular u otros síntomas. Si esto ocurriera, para y ponte en contacto con un médico o con alguien que pueda ayudarte a diseñar un programa de actividades específico para tus necesidades y capacidades.
  2. Haz ejercicio de forma regular y constante si quieres notar y mantener los beneficios.
  3. Haz ejercicio en espacios adecuados, bien iluminados y sin obstáculos y sobre superficies secas para reducir el riesgo de caídas.
  4. Utiliza un calzado cómodo que te proporcione un buen apoyo para tus pies; los zapatos no deben estar demasiado prietos ya que dificultarán la circulación de la sangre.
  5. Comenzar cada entrenamiento con un calentamiento
  6. Termina siempre la sesión con una fase de enfriamiento para permitir que la tensión arterial y la frecuencia cardiaca vuelvan a sus valores normales. Esto ayuda a reducir el riesgo de arritmias debido a la alteración de los mecanismos fisiológicos que se ven involucrados en los ejercicios.
  7. Comienza gradualmente caminando por recorridos planos y, a continuación, comienza a andar cuesta arriba para fortalecer más los músculos de las piernas y los muslos.
  8. Haz algunos ejercicios respiratorios para mejorar el oxígeno en sangre, inspirando por la nariz y expirando por la boca.
  9. Realiza cada día algunos ejercicios de estiramiento de las piernas, brazos, cuello y la columna para mantener unas articulaciones sanas.
  10. Haz siempre alguna clase de ejercicio de forma habitual, incluso aunque sea caminar por el parque.

 

¿QUIERES SABER MÁS?

Lee la Introducción para mantenerse joven
Lee Los beneficios de mantenerse joven
Lee las Preguntas y respuestas